Fundación Rozas Botrán | | Juan Carlos Calderón
3184
single,single-portfolio_page,postid-3184,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.0.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
 

Juan Carlos Calderón

retrato-calderonJuan Carlos Calderón, arquitecto de profesión y pintor por vocación, viene trabajando con mucho entusiasmo la nueva propuesta que inició en el 2012, surgida durante su participación en el Taller Intensive Studies, en Taos, Nuevo México. Allí apareció “El despegue del toro” y otras pinturas emblemáticas, así como el empleo del acrílico como tal, con la particularidad que, sobre el lienzo, él resuelve sus obras como si fueran acuarelas.

No cabe duda que el artista -demandante y apasionado- dispuesto a conseguir a toda costa lo que se ha propuesto, se impone cada día más. Sus pinturas parecen las impresionistas de apariencia fugaz, pero con un estilo contemporáneo -que podríamos llamar transmoderno- que diluye las formas arquitectónicas y desdibuja el entorno natural, enfatizando -con nostalgia- el implacable paso del tiempo en donde domina la figura del toro.

Esa figura cada vez se hace más evidente y adquiere más fuerza en las telas de Calderón. Es el animal que reclama su territorio, asechando en las afueras de los núcleos urbanos, alistándose para entrar en tropel, casi volando, sobre los pueblos.

El primer elemento de su obra que atrae nuestro interés es el trazo lineal, ahora compitiendo con la paleta de color que enfatiza los ocres de la tierra y los azules del cielo. Juan Carlos pinta como quien escribe un cuento, porque deja a la imaginación del lector un sin fin de historias que pueden tejerse alrededor de cada cuadro.

En las pinturas en donde aparecen los centros históricos de las ciudades de Guatemala, la pincelada ligera nos remite al anonimato de los personajes que deambulan por las calles. Los trazos seguros convierten la maraña degradante del cableado eléctrico en encajes y filigranas que casi nos hacen olvidar el descuido y el peligro que conlleva ese material abandonado y descuidado.

Tanto en los paisajes urbanos como en los naturales se percibe la presencia de las iglesias que simbolizan la fe de los habitantes de los pueblos guatemaltecos, cuya vida transcurre agobiada por la problemática sociopolítica del mundo contemporáneo.

Thelma Castillo