Fundación Rozas Botrán | | El Paisaje en Cayala?
1732
single,single-post,postid-1732,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.0.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
 

El Paisaje en Cayala?

EVOCACIÓN • MEMORIA • ACTUALIDAD
Roberto Barahona y Juan Carlos Calderón

El Paisaje en Cayala?

EVOCACIÓN • MEMORIA • ACTUALIDAD
Roberto Barahona y Juan Carlos Calderón

 La pintura del paisaje en Guatemala persiste, a pesar del desdén que el tema recibe en algunas ocasiones. Un ejemplo de la resistencia al abandono del asunto se manifiesta en dos pintores de extraordinaria calidad: Roberto Barahona y Juan Carlos Calderón. Las propuestas son diferentes, pero ambas logran atraer al público.

Uno y otro perciben intensamente el entorno con el que conviven: la naturaleza y la ciudad. Como el ojo no es tan fiel como el lente de una cámara, el artista le imprime su propio punto de vista, y le agrega su estilo particular. No es una copia fiel de la naturaleza, ni un arreglo hecho por medio de técnicas electrónicas. Es ni más, ni menos, una interpretación muy personal de un lugar determinado.

Barahona, con una paleta en donde predomina el color verde, tiene el poder de adentrarnos en bosques y montañas de tal manera que sentimos la clorofila en nuestra piel, añoramos el ambiente de la natural y generoso y notamos detalles que a veces nos pasan desapercibidos.

Juan Carlos Calderón con sus acuarelas nos ofrece una visión abstraída de los centros históricos de las ciudades guatemaltecas. Sus obras son verdaderos poemas musicalizados. El color nos impacta tanto, que hasta podrían gustarnos los cables conductores de la electricidad que bailan en la atmósfera citadina. ¿Y que decir del personaje siempre presente en sus acuarelas? Unas veces curioso, otras bravío. En algunas escenas irreal y volátil y en otras, dominando el terreno, recuperando sus posesiones.

Con la presencia de Barahona y Calderón en la Antología de Artes Visuales del siglo XXI, de La Galería de la Fundación Rozas Botrán en Cayalá, vienen a nuestra memoria los grandes de la historia del arte guatemalteco del siglo XX: Rodríguez Padilla, Mérida, Matos, Arimany, Gálvez Suárez y Garavito… Tejeda, Álvarez, Ríos, Váquez, González Goyri, Grajeda Mena.. Tún… el arte indígena guatemalteco: Curruchiche, Sisay, Alcapahá..

Como dice Guillermo Monsanto, la pasión que despierta la producción del paisaje seguirá vigente mientras existan en Guatemala quebradas ricas en biodiversidad, bosques húmedos y tropicales; el Altiplano reticulado por la mano del hombre y sus siembras; La Antigua Guatemala de calles empedradas y edificios históricos; las veras de los caudalosos ríos rodeados de progreso y trabajo, los restauradores recuperando los centros históricos de la ciudades, el artista nacional poseerá elementos que nutran su caudal interpretativo.